Prácticas

¿Por qué navegar con nosotros para realizar sus prácticas de navegación?

Es sobradamente conocido que las costas del Atlántico europeo dieron buenos marinos y no es de extrañar, porque estos mares son exigentes y se manifiestan con todos sus signos: vientos entablados y galernas, mareas y corrientes, anticiclones y borrascas. Todo esto nos favorece y además, nuestro puerto base, Hendaya, y la bahía de Fuenterrabía son un escenario privilegiado para ubicar una escuela de navegación y para aprovechar la influencia de Francia como nación adelantada en el ámbito de navegación a vela, costera y oceánica.

Nuestros programas de navegación son comprometidos pero cuidamos con esmero a nuestros tripulantes. No pretendemos demostrar valor ni resistencia y tampoco sometemos a nuestros veleros a duras pruebas. Más bien, procuramos acomodarnos con las mejores artes del navegante para completar nuestras singladuras en condiciones felices y confortables. Nuestra temporada discurre entre abril y octubre, en la primavera y el verano de nuestras altas latitudes, aprovechando los vientos anticiclónicos y térmicos que caracterizan estos meses.

En cualquiera de nuestros programas de navegación, prácticas o viajes, nuestro empeño consiste en que cada tripulante conozca bien qué es navegar y cómo se vive en los barcos, en el mar y en los puertos. De este modo, preparar cada salida o travesía, organizar el barco, maniobrar, aparejar o trimar velas, cuidar de la seguridad, comunicarse, calcular la posición y los rumbos de una ruta, descifrar el perfil de la costa y el tráfico de otros barcos tanto de día como de noche, cuidar a los compañeros de viaje, son, por ejemplo, elementos recurrentes en nuestros programas.